Orden de la Caminería0
0
00
Museo Caminero

 LA CERRADURA Y EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA CAMINERÍA

 

 

Inauguración del Centro de Interpretación de La Cerradura en septiembre de 2010.

 

Quiero desde estas líneas dar a conocer la finalidad y usos del centro de interpretación de la caminería que tenemos en nuestra aldea, que si bien es modesto,  no por ello deja de ser muy útil a nuestra población y procuraré responder y aclarar cuantas dudas y cuestiones se plantean corrientemente los vecinos, para que así aprecien y valoren este servicio, para sacar el máximo provecho de él.

 

¿QUE ES? 

Un centro de interpretación es un espacio físico con un equipamiento cultural, que intenta promover un ambiente para el aprendizaje, buscando facilitar al público el significado del legado cultural o histórico de los bienes que expone. Tiene cuatro funciones básicas: Investigación, conservación, divulgación y puesta en valor del objeto que lo constituye.  

Consideraremos interpretar, como traducir los conocimientos eruditos, muchas  veces complejos, a una forma sencilla y comprensible para el público, para informarlo, entretenerlo y motivarlo al conocimiento. El fin de la interpretación es dejar en el visitante un entendimiento de por qué y en qué sentido es importante ese lugar, y los objetos que se exponen, proporcionando en cierto modo, unas repercusiones favorables para el desarrollo del entorno y de sus habitantes.

El tema que nos ocupa es el de la caminería, donde reunimos todas las señales camineras (originales o reproducciones), que hemos podido conseguir, y que desde los orígenes a lo largo del tiempo, y hasta la actualidad, han servido para orientar e informar al caminante, que ha circulado por todos los caminos que cruzan nuestra aldea y su comarca, que tan numerosos son, y de los que somos depositarios, con un legado que debemos mantener.

Se ha querido rentabilizar al máximo dándole otros usos, y utilizarlo como zona ajardinada para disfrute de la población, para intentar hacerlo aún más atractivo y que sea uno de los centros más importantes de la localidad.

 

¿PARA QUÉ SIRVE?

            Primero, como lugar público de esparcimiento, dotándolo de bancos, de los que carecía la aldea, donde se pueda pasear tranquilamente, con los niños, sin el peligro de los vehículos o simplemente sentarse y charlar; esto, de forma intuitiva lo han entendido muchos de nuestros convecinos, al rebautizarlo como “El Parquecillo”.

Segundo, como centro de cultura, en donde como se ha indicado anteriormente se coleccionan y conservan todas los piezas del entorno, ya sean históricas o reconstrucciones, antiguas o recientes, para disfrute  y conocimiento del visitante, y que sirva para divulgar los valores  desconocidos que posee nuestra aldea.

Tercero, como reclamo de posibles visitantes. No esperamos visitas masivas ni mucho menos; pero si se divulga convenientemente y dadas las facilidades de comunicación, sí habrá alguna que otra visita de los que gustan curiosear por nuestra provincia.

Cuarto y mucho más importante, como seña de identidad de nuestra localidad, pues esperamos que sea para nuestros vecinos, lo que “La Charca” es a Pegalajar; puesto que posee algo original y propio, que puede ofrecer al visitante, y también para sí misma, siendo probablemente la única exposición de estas características que exista en España. 

 

¿QUIÉN LO HA COSTEADO?

Habrá quien piense que el dinero se podría haber gastado en otras cosas más útiles, como si la cultura fuese una cosa inútil; pero el dinero público debe atender todas las necesidades, incluidas las culturales. (Aunque exista quien no tenga este tipo de necesidad).

 Prueba de ello, es que existen unas partidas presupuestarias dedicadas exclusivamente a este fin, y que no se pueden utilizar para otras cosas; y, o se aprovechaba para usarlos en este centro de interpretación, o se gastaban para otro tema cultural, pero en otro sitio y para otro asunto.

 Fue la Delegación de la Consejería de Turismo de Jaén, de la Junta de Andalucía, la que sufragó  gran parte de la inversión, complementada por el Ayuntamiento de Pegalajar y creo que no está de más, gastar algo en este centro de interpretación, que además presta otros servicios.

También participaron otras entidades, que sin aportar presupuesto, lo hicieron de forma muy útil y eficaz, como fue la Demarcación de Carreteras del Estado en Andalucía Oriental, del Ministerio de Fomento, (antes Obras Públicas) colaborando en la cesión y transporte de hitos y mojones, y a la que en cierta medida, este centro de interpretación representa.

 

¿POR QUÉ SE HACE AQUÍ EN LA CERRADURA?

Existen varios motivos para realizarlo aquí.

Primero por razones históricas. Debido a la posición privilegiada que tiene nuestra aldea, y que desde tiempo inmemorial, hace que toda clase de caminos se encuentran representados en ella. No todas las poblaciones pueden ostentar el lujo de tener tantos caminos como ella.

Segundo. Es de fácil acceso al visitante, tanto al local como al viajero, pues está colindante con una carretera general en uso, y a un par de kilómetros de desvío de una autovía.           

Tercero. Fundamental y por tanto por qué no decirlo, a la iniciativa personal de nuestro cronista oficial, de la que probablemente sea la única aldea de Andalucía que tenga dicho beneficio. Sin cuyo entusiasmo y trabajo este centro no hubiera sido posible.

 

¿POR QUÉ SE HA HECHO AL FINAL DE LA CARRETERA?

Se pensó que la situación actual era el lugar idóneo para instalarlo, por varias razones.

Primera. Se colocaba en el sitio que por derecho le corresponde, es decir en la parte de un camino, ya en desuso, pero que era una vía principal que atravesaba la aldea y además fue parte de la carretera general.

Segunda. Se recuperaba una zona que estaba condenada a ser un vertedero de basuras, que afeaba enormemente a nuestra querida aldea.

Tercera. Era espacio público, lo que eliminaba los costes de adquisición, aunque la tramitación de documentos no ha sido fácil.

Cuarta. Al ser al aire libre se eliminan costos de sostenimiento y dificultades de visita, salvo algunos mínimos y lógicos de mantenimiento.

Quinta. Al estar cercano, se duplicaba su uso al poder usarlo como parque o paseo y como exposición.

Sexta. Tiene muy buenas posibilidades de ampliación.

 

¿Y AHORA, QUE SE VA A HACER?

Creo que se puede seguir ampliando este centro de interpretación de la caminería, y aprovechar todas las oportunidades que nos ofrece.

Primero. Ampliarlo, siguiendo la antigua carretera, para conectar con la otra parte, de forma que consigamos un excelente paseo peatonal, que fuera desde “la curva” hasta las inmediaciones de la “fábrica de la luz”, de forma continua y evitando que los aficionados/as a los paseos por carretera, no tuvieran que ir por las cunetas con el consiguiente peligro de los automóviles.

Segundo. Aprovechar dicha ampliación, para poder seguir colocando más piezas camineras, que sin duda podremos ir consiguiendo con paciencia y con la colaboración de las entidades oficiales y privadas.

Tercero. Repoblar dicho paseo con los tipos de especies vegetales, que se sembraban en los bordes de los caminos y carreteras, para conseguir reunir en un solo lugar, aquellas especies que se están perdiendo o bien están dispersas y es difícil contemplarlas juntas.

           Cuarto. Aprovechar que por un lateral, discurre la acequia de riego, para poder reconstruir un bosque de ribera, haciendo un paseo ameno y fresquito, sobre todo para el caluroso verano.

            Quinto. En zonas aledañas, y con los permisos necesarios, repoblar con plantas autóctonas que estén amenazadas de extinción.

 

            Todos estos objetivos son ambiciosos, y puede que no se consigan, pero con lograr alguno ya sería suficiente.

Esperamos seguir contando con la colaboración de las entidades públicas mencionadas, y conseguir la implicación de otras más, así como las de todas las personas que deseen colaborar.

Quiero  finalizar invitando a que sean los propios vecinos, los que divulguen y aprecien este foco de cultura, que sin pretender que sea un elemento de importancia capital, sea sin embargo una curiosidad digna de ser visitada y valorada en su justa medida.

 

Juan Luis Moreno Garrido

Vicepresidente de la Orden de la Caminería de La Cerradura

8-septiembre-2012



Orden de la Caminería de La Cerradura,    enryescobedo@gmail.com
UA-37767990-1